La Cuarta Revolución Industrial

¿Qué es la Industria 4.0?

La Industria 4.0 es un concepto desarrollado desde el año 2010 por el gobierno alemán para describir una visión de la fabricación el con todos sus procesos interconectados mediante Internet de las cosas (IoT).

La industria 4.0, es la actual revolución industrial, consiste en la digitalización de los procesos industriales por medio de la interacción de la inteligencia artificial con las máquinas y la optimización de recursos.

Dentro de esta industria actúan nueve tecnologías clave: los robots autónomos, la realidad aumentada, la nube, el big data y el análisis, la ciberseguridad, el internet de las cosas industrial, la integración horizontal y vertical de sistemas, la simulación y la impresión 3D o manufactura aditiva.

Esta cuarta revolución industrial abre nuevas oportunidades de negocio y alianzas para las empresas manufactureras. México puede aprovechar esta tendencia para avanzar en la adopción de las operaciones digitales.

Según datos obtenidos por Global Digital Operations 2018 Survey de Strategy&, parte de la red global de PwC, la digitalización y automatización inteligente en la industria de manufactura contribuirá con el 14% del PIB mundial para 2030, equivalente a 15 billones de dólares.

La adopción de la industria 4.0 en México no sólo beneficia al sector industrial, ya que al mismo tiempo, impulsa la formación de técnicos altamente capacitados, así como permite integrar un ecosistema digital que se convertirá en un factor clave para mantener la competitividad del país.

De acuerdo con Edmundo Gamas Buentello, director general del Instituto Mexicano de Desarrollo de Infraestructura (IMEXDI), los avances de la Industria 4.0 o digitalización deben ser aprovechados por el país para convertir las ciudades en smart cities, y así mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Beneficios de la Industria 4.0

Algunos de los beneficios que trae consigo el cambio hacia est nueva industria son:

  • Mayor productividad y una mejor gestión de los recursos.
  • Toma de decisiones más eficiente basada en información real.
  • Procesos productivos más óptimos e integrados.
  • Aumento de la flexibilidad para lograr una producción masiva y personalizada en tiempo real.
  • Comunicación directa entre los clientes y las organizaciones lo que implica que podremos conocer mejor lo que necesitan los clientes.
  • Reducción de tiempo de fabricación tanto en los diseños de nuevos productos como en la comercialización de los mismos.
  • Reducción del porcentaje de defectos o merma en las fábricas ya que será posible probar los prototipos de forma virtual y se optimizarán las cadenas de montaje.

Es momento de aprovechar la oportunidad actual de esta revolución que involucra conocimiento ,educación , inversión en investigación, ciencia y tecnología para crear un México más sólido, competitivo y justo en el futuro.